sigo aquí

tras una ligero parón en el blog, fruto del final de mis vacaciones, del lanzamiento de un gran e importante proyecto y, sobretodo, de un pequeño cambio de estado civil que he sufrido, regreso a este rinconcito de la web que sólo tú y yo conocemos. Mañana partimos de viaje de “honey moon” a las lejanas y milenarias tierras de China, desde donde espero poder encontrar la forma y el tiempo de colgar algún que otro comentario.